Tipos de denominaciones sociales en México

Comprender qué tipos de empresas existen en México es de suma importancia si se piensa en emprender un nuevo negocio. Conocer los beneficios y ganancias de cada figura, así como el rol de los dueños y sus responsabilidades en cada caso es vital para elegir la mejor manera de constituir una empresa.

Las denominaciones sociales en nuestro país fijan el interés o propósito en común de las empresas. Una sociedad mercantil se forma cuando dos o más personas se unen para aportar y obtener ganancias a través de actos lucrativos comerciales. Para que estas funcionen, necesitan una transacción comercial de compraventa, que cada socio aporte con una contribución patrimonial y que los socios compartan la contribución de las ganancias o las pérdidas.

6 tipos principales de denominaciones sociales para constituir una empresa

  1. Sociedad en Nombre Colectivo

Esta se denomina con los nombres de los socios, acompañados por “y compañía” o equivalente. Se destaca que el encargo de cada socio es limitado y subsidiario de todos los socios, quienes deberán comprometerse por todos los deberes que la sociedad contraiga. En las sociedades de nombre colectivo es indispensable que haya, por lo menos, dos socios. De esta manera, se les obliga a participar en las decisiones de la empresa.

Esta denominación social se utiliza principalmente en despachos y compañías del tipo “holding”. Algunos ejemplos son Federal Express Holdings México, y Boliches AMF y Compañía.

  1. Sociedad en Comandita Simple (S. en C.S.)

Se forma con dos tipos de socios. Los comanditados son quienes poseen un compromiso ilimitado y responden de manera subsidiaria a las obligaciones de la empresa. Por otro lado, los comanditarios establecen su encargo según sus aportaciones.

El socio comanditario tiene el control de la gestión de la empresa y ambas partes comparten el derecho a usar propiedades de la sociedad y sus beneficios. Sin embargo, solo el comanditario se responsabiliza por las deudas contraídas por la sociedad.

Generalmente, se utiliza este tipo de sociedad para desarrollar proyectos de planificación patrimonial o inmobiliarios comerciales. Se nombra a partir de los apellidos de uno o más de los socios comanditados, acompañado de “sociedad en comandita” o con sus siglas C.S.

  1. Sociedad en Comandita por Acciones (S. en C. por A.)

Esta sociedad es formada por uno o varios accionistas comanditarios con responsabilidad ilimitada y tiene un capital social mayor a los 50 mil pesos mexicanos. En esta razón social también se incorporan accionistas comanditarios que solo sean responsables del pago de sus acciones. Así, no todos los socios tienen las mismas responsabilidades, ya que dependen del aporte de su capital.

La sociedad de comandita por acciones es la denominación más utilizada para constituir una empresa en la que los socios fundadores desean manejar y dirigir la empresa.

  1. Sociedad de Responsabilidad Limitada (S. de R.L.)

Se trata de una sociedad intermedia formada por dos socios que solo están obligados al pago de sus aportaciones. Su compromiso se limita al capital aportado y no responde al capital de los accionistas.

Por sus características de regulación flexibles y más “liberales”, este tipo de sociedad se recomienda ampliamente para las pequeñas y medianas empresas (PyMEs). Algunos ejemplos de sociedades de responsabilidad limitada son Mabe México, Grupo Pascual y Cemento Cruz Azul.

  1. Sociedad Anónima (S.A.)

La sociedad anónima se compone de socios en virtud de una colaboración en el capital mediante títulos o acciones. La obligación de los socios se limita al pago de sus acciones correspondientes con un mínimo de capital de 50 mil pesos.

La responsabilidad social es ilimitada, por lo que todos los socios deben responder en caso de una cancelación por fondos insuficientes. Algunos ejemplos de sociedades anónimas son WalMart, Bimbo y Bayer.

  1. Sociedad Cooperativa (S.C.)

Es una sociedad mercantil en la que intervienen al menos cinco personas y la cual ofrece rendimientos por trabajo o consumo. Así, todos los socios pertenecen a la clase trabajadora. La responsabilidad entre los socios puede ser limitada o suplementada, dependiendo de su aportación o de lo establecido en el acta constitutiva.

Las sociedades cooperativas son recomendables para las empresas dedicadas a actividades del sector primario. Por ejemplo, agricultura, ganadería, pesca, caza o explotación forestal.

En WORTEV estamos comprometidos con el crecimiento de las PyMEs. Ponte en contacto con nosotros y conoce más sobre nuestros servicios para hacer crecer tu negocio.