Abrir un negocio es emocionante para cualquier persona que decida aventurarse a crear algo desde cero y ser su propio jefe. Desafortunadamente, una idea y una visión de cómo quieres que opere tu negocio no es suficiente para asegurar su despegue y éxito.

Según un estudio conducido por USA Today, 20 % de las nuevas empresas no sobreviven el primer año, y 50 % de todas las nuevas empresas cierran sus puertas antes de los primeros dos años. Con estos números, cualquiera puede desalentarse. Sin embargo, para evitar estar en esos porcentajes, lo más importante sería saber ¿por qué fallan estas empresas? Con ese conocimiento, las probabilidades de éxito serán mejores.

Factores negativos para el éxito de nuevas empresas

  • No hay un plan de negocios

Aunque en tu cabeza todo suene y opere de maravilla, siempre hay que tener un plan de negocios sólido y bien estructurado. Esto te ayuda a entender con qué empresas competirás y te dará la pauta de lo que necesitas para que tu empresa se destaque. La mayoría de las nuevas empresas fracasan debido a que comienzan improvisando. Y, al no tener una planificación, llegan a un punto en que no saben qué hacer.

  • Falta de presencia en Internet

Si pones un negocio en un lugar escondido con poca afluencia de personas, es muy probable que tu negocio no tenga mucho éxito. Lo mismo pasa si tu empresa no tiene presencia en Internet. Hoy en día, las redes sociales son uno de los mejores canales para darte a conocer y mantenerte presente en la audiencia. Estar activo en redes sociales es incluso más importante que la ubicación de tu empresa. Puedes estar escondido en un rincón de un centro comercial, pero si tu presencia en internet es adecuada, la gente irá a donde estás. Y, de la misma manera, tú puedes ir a donde están tus clientes.

  • Marketing deficiente

Si rentas un espectacular en una carretera transitada, pero no notas un cambio en tus ventas, entonces falló tu marketing. Aunque el espectacular esté en plena vista, tal vez no consideraste que tus clientes no manejan. Este es solo un ejemplo de cómo las empresas pueden invertir mucho con poco retorno. Recuerda que antes de invertir en un medio, debes asegurarte de que es el mejor medio para tu tipo de empresa. El buen marketing no solo se asegura de que la gente se entere de tu empresa, sino que te lleva clientes que realmente pueden comprarte.

  • Ventas bajas

Las ventas son el resultado de varios factores y son uno de los pilares del éxito o fracaso. Sin embargo, no se trata solo de las ventas, sino del flujo de dinero. Es importante considerar diferentes fuentes de ingresos para tu negocio y diversificar. Además, es de suma importancia llevar un buen balance de compra y venta, para encontrar las áreas de oportunidad. Por ejemplo, una cafetería que atiende mayormente a estudiantes entonces necesita prever que los meses de verano las ventas bajarán. No se trata de ir mes a mes, sino ver a futuro.

  • Problemas de financiamiento

A veces, simplemente no te rinde el capital para continuar con tu empresa antes de que se estabilice. Por eso, además de tener y seguir un buen plan financiero, es necesario conocer las opciones para capitalizarte. En este caso, puedes pedir desde un préstamo personal hasta acercarte con una aceleradora como WORTEV.

En WORTEV ofrecemos consultoría, operación y hasta financiamiento para que las pequeñas y medianas empresas salgan adelante y compitan en el mercado. Conócenos.