Desde que comenzó el periodo de cuarentena, y ante la posibilidad de que éste fuera largo, los consumidores comenzaron a cambiar de hábitos de consumo. Más compras directas a empresarios locales, mayor planeación en la demanda de alimentos ya sea en tienda física o en línea, hasta el uso más constante de servicios digitales.

De acuerdo con Nielsen, los alimentos no perecederos fueron los que tuvieron mayor consumo en la etapa de crecimiento de la pandemia. El atún enlatado, puré y caldo de tomate, frijoles procesados y granos, crecieron de forma importante en su demanda. Lo mismo que productos de salud como cubrebocas, limpiadores líquidos y aromatizantes.

Asimismo, atendiendo las medidas de sana distancia y evitar mayores contagios, se ha optado por comprar más en las llamadas “tienditas de la esquina”. En lugar de acudir de forma constante y masiva a los centros comerciales o a las grandes cadenas de tiendas de autoservicio.

Y sin duda, otro cambio importante que se ha generado en estas semanas de contingencia y encierro, es el referente a migrar o intensificar las compras electrónicas o en línea, evitando así cualquier acción presencial.

Ya sea comida, la despensa, regalos, bebidas y hasta ropa se han pedido en mayor proporción de manera online en las últimas semanas.

TOMA EN CUENTA QUE ESTOS HÁBITOS PERMANECERÁN TRAS LA CRISIS

La Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) ha señalado en un reporte especial, que dentro de las categorías de productos que más nuevos compradores online está generando son: supermercado, moda, comida a domicilio, medicamentos y mascotas.

Del lado de servicios, destacan los bancarios, telefonía móvil, pago de servicios y sitios de entretenimiento.

“Los consumidores han notado que, al comprar en línea debido a la pandemia, hay más envíos gratis, más opciones de entrega y más opciones de pago. También detectan que los costos y tiempos de entrega han disminuido, mostrando empatía por la situación”, señala el informe.

Estos cambios en los hábitos de consumo que están experimentando las personas, muy probablemente prevalezcan aún pasando la emergencia sanitaria, dados sus beneficios.

Por eso, lo ideal sería que las empresas de todos los tamaños, también den un vuelco en su negocio. Ya sea modificando el giro o nicho que atienden. Pero sobre todo migrando de lo tradicional, a las ventas electrónicas, digitales o en línea.

Con motivo de la contingencia, empresas que se han subido al comercio electrónico han crecido sus ventas en más del 100%. Esto se debe a que han encontrado en la red las oportunidades de venta que se perdieron por el cierre de sus negocios tradicionales.

Esta transformación se puede lograr de forma independiente. Ya sea contratando los servicios de profesionales en la materia, o recurrir a organizaciones e instituciones que apoyan en la migración de las empresas hacia lo digital.

Así que, ante los cambios en los hábitos de consumo de la población como consecuencia de la pandemia, y dado que es muy seguro que estos permanezcan. Es vital que las empresas también se renueven, pues de lo contrario corren el riesgo de cerrar de forma definitiva.

SOMOS ACELERADORA DE PEQUEÑAS EMPRESAS

En WORTEV apoyamos a las pequeñas empresas mexicanas para que fortalezcan su operación y modelo de negocio; mientras su personal se concentran en la comercialización de su producto para que tengan mayor impacto en en el mercado.

Como emprendedores, sabemos muy bien que esta etapa de confinamiento es muy complicada para la productividad de tu negocio. Es por esto que apoyamos a las pequeñas empresas, startups o Pymes en tres grandes vertientes: desarrollo de negocios, incorporación de nuevas tecnologías y acceso a financiamiento.