Todo negocio o nuevo proyecto trae consigo esperanza y muchas ganas de trabajarlo, sin embargo también trae dudas y muchos veces pensamientos negativos que pueden interferir con el éxito prospectado. Este fenómeno suele intensificarse durante las crisis, cuando se puede pensar que para que yo gane otros deben perder, y a eso se le conoce como: la mentalidad de suma cero.

Un ejemplo de este tipo de pensamientos tóxicos es perceptible cuando inició la pandemia por Covid-19, ya que miles de personas corrieron a los supermercados para realizar compras de pánico. Agotaron productos como el papel higiénico, el gel antibacterial, alcohol etílico y los cubrebocas, sin importar que el sector médico o más personas sufrieran desabasto en los insumos.

Seguramente viste la película de El lobo de Wall Street (2013), largometraje protagonizado por Leonardo Dicaprio, en el que encarna a Jordan Belfort, un codiciado corredor de bolsa en Nueva York. Jordan es un joven prodigio para las ventas y los negocios, sin embargo su carrera y su vida personal se ven marcadas por los excesos y el enriquecimiento ilícito. El protagonista hace cualquier cosa para incrementar sus bolsillos y lograr su satisfacción, pues para él “nunca es suficiente”. Quizá en el mundo existen decenas de Jordan Belfort, quienes han logrado realizar grandes fortunas, pero ¿sobre cuántas personas debieron pasar para lograrlo?

¿Cómo apartarse del pensamiento de suma cero?

Se cree que este tipo de mentalidad surgió en el ser humano al enfrentar posibles entornos de escasez, en donde había que acumular y vencer para sobrevivir. Sin embargo, poco a poco estas acciones formaron parte del camino al éxito, en donde era imposible pensar en ayudar a los demás. Por el contrario, comenzó a darse la competencia desleal junto con una constante búsqueda por afectar a la competencia.

Entonces ¿cómo terminar con el pensamiento de suma cero? Para empezar, debemos evolucionar nuestros conceptos relacionados al éxito y al ganar. Cuando dejamos de ver a nuestros competidores como rivales, podemos lograr importantes alianzas que beneficien a ambas partes, ya que la suma de talentos incluso puede fortalecer la estrategia de negocio.

¿Qué te proponemos para modificar esta creencia?
  • Reconoce el valor que tiene tu negocio y tú como líder.
  • Desarrollar una estrategia de venta en la que tus proveedores sean emprendimientos que requieran de apoyo para crecer.
  • Actúa de tal manera que en lugar de “sumar cero”, multipliques. Las alianzas pueden ser una gran alternativa en los momentos de crisis y mantenerlas a largo plaza también podría garantizar la subsitencia de tu negocio y el de tus aliados.
  • Deja de considerar que el éxito viene del mínimo esfuerzo o se obtiene de un proveedor, colaborador o cliente a costo mínimo. 
  • Recuerda que la sana competencia permite a los clientes contar con distintas ofertas de productos y servicios, adaptados a sus necesidades. Siempre habrá alguien que encuentre en ti su mejor opción de consumo.
  • No tengas miedo de compartir tus aprendizajes con los demás, esto es lo que favorece los entornos colaborativos. Las grandes mentes de los negocios suelen compartir no sólo su experiencia de vida, también lo hacen con sus claves del éxito.
  • Siempre da más: en la medida en que decidas dar y compartir, esto suele regresar a ti. Por ejemplo: algunos negocios han optado por dar muestras o cortesías de sus productos y esto hace que sus clientes se sientan apapachados y regresen. Incluso, en el caso de los proveedores, podrían darte más beneficios cuando saben que eres un pagador puntual.
Un ecosistema ganar-ganar

En WORTEV hemos construido un ecosistema ganar-ganar al ser una aceleradora y fondo de capital privado que tiene por propósito evolucionar la economía de México. Generamos un entorno en el que emprendedores se benefician del capital de inversionistas que creen en su proyecto a largo plazo, mientras que los inversionistas obtienen los mejores rendimientos del mercado al impulsar el crecimiento de las empresas.

¿Qué te ha parecido este artículo?, ¿alguna vez pasaron por tu mente los pensamientos de suma cero? Comparte con nosotros tu experiencia o tus dudas.