Cuando decidimos poner manos a la obra y lanzar un emprendimiento, es porque nos sentimos motivados tras haber descubierto algún “hilo negro” o porque llegó a nuestra mente “la idea del año”. Sin embargo, nos olvidamos de que antes de querer comernos al mundo, necesitamos reflexionar sobre la viabilidad de nuestro producto y es aquí donde los emprendedores nos topamos de cara a la realidad: el plan de negocios.

WORTEV conoce muy bien los retos, desafíos y oportunidades a las que se enfrentan los emprendedores. Ante todo, sabemos que desarrollar un plan de negocios es fundamental ¿necesitas ayuda? Puedes hacer clic aquí.

El plan de negocios es el archivo que antes solía usarse para tocar las puertas de los inversionistas y que ahora, te ayuda a conocer todas las implicaciones de tu proyecto. Al comprenderlas, las puedas transmitir hacia el interior de tu futura organización y hacia fuera, sabiendo llegar con los inversionistas, proveedores y clientes correctos.

Te presentamos el Top 10 para elaborar un plan de negocios exitoso

La Planeación
  1. Oferta y mercado: Cada vez es más necesario que los emprendedores realicen estudios de mercado para reconocer la fortaleza que éste tiene y cómo podría insertarse una nueva oferta ¿Sabes quiénes están dispuestos a adquirir tu producto?
  2. Atracción y retención: Ya tienes un producto o servicio pero, ¿cómo piensas encontrar a tus clientes y hacer que vuelvan? En este ejercicio, vale la pena que pienses hasta en los detalles más pequeños, pues no es suficiente con decir que los encontrarás en internet, ¿ya consideraste cómo lo harás?
  3. ¿Ser el mejor?: Al momento de lanzar un producto no basta con ser el mejor, pues cuando comienzas a ofertarlo y durante el proceso de decisión de compra, la gente también se fija en el costo. Qué tan fácil es de conseguirlo, su durabilidad, entre otros elementos. Ubica cuál es tu competencia directa y cómo te diferencias de ella.
  4. Proyecciones financieras: Al momento de sentarse para hacer números sobre el mercado que podrías abarcar, necesitas hacerlo de la mano de la estrategia a seguir para lograrlo. No basta con tener el deseo y las posibilidades de abarcar cierto mercado con determinada cantidad de producto, requieres definir cómo le harás para apropiarte de él.
  5. Elementos visuales: En el desarrollo de tu plan de negocios, a veces las imágenes pueden tener más peso que las palabras escritas o platicadas. Por eso procura plasmar gráficas o apoyarte de fotografías u otros elementos visuales que faciliten la comprensión y apropiación de tu proyecto, objetivos y procesos. Piensa en cómo lo presentarías a un inversionista o a tu equipo de colaboradores.

Hacia la implementación

  1. Consejeros: Si tuvieras que recurrir al apoyo de otros emprendedores o líderes de tu industria, ¿a quién visitarías? Piensa en quiénes podrían inspirarte y busca contacto cercano con aquellos personajes que sean una fuente de consejo para tu crecimiento. Este tipo de juntas o consejeros son quienes pueden aportar una visión diferente frente a las crisis o desafíos. Incluye sus testimonios en tu plan de negocios.
  2. ¿Requiero de inversionistas?: Al momento de diseñar punto a punto lo que implicará tu plan de negocio, podrías decir que de inicio no requieres de un inversionista. Aunque considera que al momento de darle un nuevo impulso sí pudieras necesitarlo. O por el contrario, quizá te des cuenta que para arrancar tu proyecto necesitas más inversión de la que tenías considerada. Esto podría implicar para ti tocar varias puertas hasta llegar con el indicado. El siguiente paso será saber cómo y en qué utilizarás el dinero de tus inversionistas.
  3. Colaboradores: ¿Con quiénes cuento o a quiénes necesito para lanzar y hacer crecer mi proyecto? Los emprendedores solemos pensar que necesitamos a una fuerza de ventas de decenas de colaboradoress. Cuando apenas nos encontramos en la fase de lanzamiento de nuestro proyecto, lo que podría convertirse más en un gasto que en un beneficio para el negocio. Por esta razón es importante considerar que nuestro equipo irá en crecimiento conforme lo requiera. Vale la pena adherir al equipo a las personas con el talento y las habilidades indicadas. ¿Sabes cuál es este perfil? Date el tiempo de conocer cómo son las personas que necesitas cerca de ti.
  4. ¿Hasta dónde llegará tu negocio?: Vale la pena que proyectes hasta dónde deseas que crezca tu negocio, especialmente si sumas a algún inversionista. Querrá saber cómo lograrán el retorno de su inversión, si a futuro esperas cotizar en la Bolsa de Valores o si podrías venderlo a algún “grande”.
  5. El momento de tu retiro: Sin importar la edad que tengas al momento de lanzar tu emprendimiento, piensa hasta dónde llegarás tú junto con el crecimiento de tu empresa. ¿Cuál será el momento ideal para tu retiro?, ¿cuáles son tus metas personales?, ¿en qué manos dejarás el negocio?

Ahora que ya conoces lo que necesitas para armar un plan de negocios completo y con proyección a futuro, ¿habías considerado cada uno de estos aspectos en el tuyo?, ¿cuáles te hacen falta o cuáles te han costado más trabajo? Si requieres apoyo, acércate a nosotros, en Wortev tenemos una gran pasión por el ecosistema emprendedor y queremos ayudarte.